19 de diciembre de 2013

Benditas Emociones

Benditas Emociones
jueves, diciembre 19, 2013

La naturaleza del amor implica ser un rehén del destino...

Ya relataba Platón en su obra Simposio que el amor no se dirige a lo bello sino a concebir y nacer en lo bello, esto es, no encuentra su sentido en el ansia de las cosas ya hechas, sino en el impulso a participar en su construcción, es decir, es otro nombre del impulso creativo y por tanto está cargado de riesgos.

Todo fluye y refluye en la historia, va y viene siguiendo el movimiento del péndulo, y esto mismo se aplica también a las emociones.

Ha variado mucho la visión sobre ellas en las diferentes culturas desde que los griegos las situasen en la barriga, junto con la gula, el desconsuelo, la rabia y todo aquello que tiene la potestad de transformarnos en auténticas bestias.

En el medievo por contra se identifican con el pecado al asociarlas a la suciedad, la mezquindad de la ubicación que les encontraron en el bajo vientre, y son salvadas por la cultura popular al trasladar su ubicación al corazón, órgano central de la anatomía humana que se identifica todavía con el bienestar, con la salud.

Históricamente en nuestra civilización no han gozado de mucho prestigio, incluso cuando se ha demostrado de forma clara y concluyente que residen en el cerebro,  que es el órgano de la inteligencia y las reverberaciones conceptuales, pero se las ha visto como desestabilizadores de la personalidad.

En los últimos años, esta concepción ha variado radicalmente: los psicólogos descubren que las emociones pueden ser clave en algunos fenómenos como creatividad o la inteligencia, los químicos trabajan para encontrar fórmulas que permitan inhibirlas o potenciarlas, los economistas las incluyen en sus estudios de mercado...

En definitiva, hemos pasado del pienso luego existo al  siento luego soy, dejando la puerta abierta al planteamiento de que razón y emoción no  son antagonistas sino complementarias, teniendo la emoción un papel importante para la elaboración de decisiones racionales (recuerdas el post en que te hablaba de compradores y vendedores?)


El nuevo paradigma de la neurobiología y la psicología cognitiva las integra en un todo en el que tienen un protagonismo determinante si tratamos de explicar la génesis del conocimiento humano, llegando a afirmar que cuanta más vida emocional seamos capaces de experimentar, más cerca estaremos de la excelencia intelectual y las construcciones teóricas son arquitecturas vacías si no están preñadas por la imaginación, el afecto, la pasión...
Banco Libre Open Photo

El culto a las emociones por parte de los medios de comunicación y la sociedad en general, convierte a la persona en esclava de los sentimientos y el neuromarketing  y todos aquellos que pretenden vendernos algo lo tienen claro, cuando nos retrotraen a la infancia, suscitan nuestra ira, pena... llegando a la orgía emocional siempre que es posible, cultivando el impacto publicitario que provocan imágenes con una gran carga emocional, haciéndonos bascular de la euforia al abatimiento con suma facilidad, lo que nos impide la reflexión.

Existen emociones positivas y negativas, y nuestra racionalidad depende del equilibrio entre ambas pero hoy la neurobiología nos aporta los elementos necesarios para comprender lo que ocurre en nuestro cerebro y los factores que desencadenan esas emociones.

El principio griego de duda, del razonamiento, la capacidad de reflexión crítica, siguen siendo buenos aliados para liberarnos de las cárceles emotivas que subyugan la liberta de pensar y vivir de acuerdo con quien somos.

No has escuchado nunca o padecido en carnes propias eso de que "los hombres no lloran" , "eres una blanda porque no sabes encajar una crítica sin llorar"...


No sé a tí, pero a mí me da mucha tranquilidad saber que hay un mecanismo biológico en mi cerebro que me ayuda a ser quién soy, que regula mis emociones, y que me permite manifestar mis sentimientos sin caer en desgracia por el mero hecho de poder manifestar de manera natural una actitud ante la vida que no deja de ser la mía... 


FELIZ NAVIDAD!! 

12 de diciembre de 2013

Ecosistema Social Inteligente

Ecosistema Social Inteligente
jueves, diciembre 12, 2013

La colaboración indirecta, la auto-organización, el mimetismo adaptativo y la diversidad de información son los pilares básicos para cualquier ecosistema que funcione de forma inteligente.

Si los individuos que forman un grupo son inducidos a realizar pequeños cambios en una estructura compartida que inspire al resto de individuos a seguir mejorándola, dicha estructura pasará a tener un rol activo en el proceso creativo, lo que puede conllevar muchas posibilidades nuevas en las formas colectivas de compartir información y resolver problemas.

Esta afirmación que puede parecer etérea, algo abstracta o utópica adquiere un significado especialmente revelador si la ilustramos con ejemplos que ocurren en la naturaleza:

·         Si observamos una colonia de hormigas, se comprende la forma en que un gran número de individuos sin supervisión puede llevar a cabo tareas complejas siguiendo reglas básicas cada vez que se encuentran e interactúan ya que distribuye la solución de problemas entre un gran número de individuos asignando sus recursos de forma eficiente; la hormiga individualmente no es inteligente, la colonia si y no organiza el trabajo como cabría esperar de un cerebro humano, sino que lo hacen a través del contacto: todas ellas siguen una cadena de feromonas que reconocen, y si el contacto del rastro falla, se detiene la comunicación y el grupo entiende que deben volver al hormiguero antes de que el peligro les alcance inevitablemente.

Son capaces de auto-organizarse para adaptarse a los cambios de su entorno


·         En cualquier enjambre de abejas se toman decisiones correctas de forma fiable y ágil buscando el amparo de una cierta diversidad de conocimiento y perspectiva entre sus miembros, lo que alienta una competencia cordial de ideas y restringen sus opciones con mecanismos como puede ser el voto, por lo que en el proceso de deliberación se aprovecha la sabiduría colectiva y ayuda a las comunidades a constituir reservas intangibles de confianza a las que poder recurrir en momentos difíciles; claramente se observa esta paradoja cuando el enjambre debe buscar un nuevo hogar, y las exploradoras salen a ejercer su trabajo y la forma en que el colectivo se decanta por una u otra ubicación, de forma mayoritaria, habiendo estudiado los enclaves de manera individual para conocer los pros y los contra y no dejarse influenciar por los “rumores”.

Se ha desarrollado un sistema que no sólo ajusta a la perfección las extraordinarias habilidades cooperativas y de comunicación, sino que también compensa la tendencia a ser impredecible que tienen.


·         Los montículos de las termitas, esas estructuras puntiagudas que representan una de las hazañas arquitectónicas más sofisticadas de la naturaleza, cuyo exterior actúa como coraza para proteger el interior de las vicisitudes climatológicas y a los individuos de los ataques de sus enemigos sean naturales o accidentales y cuyo interior está lleno de habitáculos para todos sus componentes y las provisiones, nos hacen apreciar cómo incluso las pequeñas contribuciones a un proyecto común pueden crear algo útil y admirable cuando un gran número de individuos aúnan sus esfuerzos.(si estuviesen construidos a escala humana serían casi 5 veces mayores que la Gran Pirámide)




Los seres humanos, sea para bien o para mal no nos comportamos de igual manera, estamos a medio camino entre pertenecer a una comunidad y maximizar nuestro bienestar personal,  y necesitamos algo más que nuestros instintos naturales para avanzar hacia objetivos comunes: contratos, tasas, normas sociales en definitiva que nos ayuden a superar las divergencias entre el interés individual percibido y un acuerdo colectivo mucho más amplio…

Los colectivos que nos encontramos en la naturaleza nos enseñan dos lecciones:

1.       Trabajando juntos en grupos, nosotros también podemos reducir el impacto de la incertidumbre, de la complejidad y el cambio: en gran parte, depende de que queremos conseguir y como nos estructuramos.

2.       Como miembros de esos grupos, no debemos rendirnos a nuestra individualidad; en la naturaleza, una buena toma de decisiones surge tanto de la competencia y el compromiso como del desacuerdo y el consenso…

Cada uno de nosotros aportamos valor a un equipo u organización con algo auténtico y original, algo que nos caracteriza como individuo único en habilidad y experiencia y no de copiar a los demás, aprovechar la ventaja frente al más débil, o ignorar nuestros mejores instintos.

En algunas ocasiones también implica pagar por la parte que nos toca, sacrificarnos por el bien común o aceptar la forma en que salen las cosas o perseguir lo que creemos y presionar por una causa, o negarnos a seguir a la multitud, pero en cualquier caso, la mejor forma de servir al grupo es manteniendo la confianza ya que en el complejo mundo de las relaciones humanas, nunca sabes cómo van a salir las cosas.

Nos resulta difícil entender los complejos sistemas de los que formamos parte, pero no por ello debemos caer en la tentación de rendirnos, limitarnos a imitar a otros y dejar pasar la oportunidad de admirar todo aquello que nos resulte hermoso, o de no aplaudir actuaciones que nos resulten insípidas…

¿te atreves a ser tú mismo y sumar al ecosistema social inteligente? ;)


5 de diciembre de 2013

El líder no se queda atrás

El líder no se queda atrás
jueves, diciembre 05, 2013

Las personas pueden unirse a una compañía, pero dejarán atrás a los jefes

Existe un rasgo común en las organizaciones más exitosa, sean grandes o pequeñas, y es que avanzan con paso seguro más allá de la estrategia comercial convencional, esto es la fuerza de marca, el servicio al cliente, el liderazgo estratégico… y no es otra que dar consistencia al recurso individual más importante en cualquier compañía: las personas que la forman.

En muy pocos casos se reconoce el grado en que sus directores son los encargados de comunicar la cultura de la organización, y menos las que trabajan de forma efectiva a través de programas de formación y coaching para asegurar que los transmisores tienen el conocimiento y las habilidades para motivar a los colaboradores a participar, se sientan satisfechos y se empleen a fondo en mejorar sus habilidades.

Existen 3 características comunes para los directores que llevan a sus equipos a los más altos niveles de satisfacción laboral y de rendimiento:

-          Guía a todos los colaboradores desde el principio en la dirección correcta, asegurándose de cumplir las expectativas previstas. Explora de manera exhaustiva lo que se requerirá de los colaboradores, como se evaluará su rendimiento en el futuro y llega a un acuerdo para trabajar hacia objetivos claramente establecidos ya que es muy distinto explicarle a las personas lo que se espera de ellas y asegurarse de que lo que ha de hacerse ha sido debidamente entendido.

-          Mantiene un flujo constante de comunicación, y ésta resulta exitosa. Observa a sus colaboradores, hablan abiertamente del trabajo que están desarrollando y la interacción provee los recursos, la guía y reconocimiento que las personas necesitan para alcanzar el éxito. La comunicación funciona cuando es frecuente y se emplea un lenguaje que todo el mundo entiende: es clara, concisa, lenguaje común para todos los miembros del equipo.

-          Actúan sobre el rendimiento: está pendiente del rendimiento de cada colaborador, elogia su actuación creando un feedback constructivo, y eso impulsa al equipo hacia lo más alto, reforzando comportamientos exitosos y alineando los esfuerzos al camino correcto: actúa de forma que el feed-back positivo y negativo sean suministrados en dosis pequeñas y digeribles.



Banco Imágenes MorgueFile Free




No hay persona más influyente en el equipo que un responsable directo, tanto en la parte moral como en la productividad pero aunque puede parecer muy común y somos conscientes de que es necesario, no es suficiente para cambiar las formas en que se trata a los colaboradores.

Siguen existiendo muchos directivos que únicamente interactúan con sus equipos cuando hay un problema que resolver, pero lo hacen de una forma tan precipitada o dedicando tan poca reflexión a su enfoque, que suelen frustrar y alienar más  a las personas que necesitan su apoyo, empeorando la situación complicada en si misma.

A medida que las empresas se nivelan en respuesta a los cambios competitivos creados por las nuevas tecnologías, la regulación de la industria o la expansión del comercio global, van eliminando sus estratos directivos y tienen por tanto menos tiempo y disposición para centrarse en el propósito fundamental de su trabajo: dirigir a las personas.

Esta circunstancia además les vuelve completamente inconscientes del impacto tan nefasto de su comportamiento, y en muchos casos es incluso ignorado por el liderazgo ejecutivo.

Con todo ello no pretendo señalar que sea fácil ser la persona que está a cargo de un equipo y menciono algunos datos que me han sorprendido al respecto:

·         Sólo el 21% de las personas estarían dispuestas a asumir el puesto de su superior.
·         El 35% tienen serias dificultades para comunicarse con sus responsables.
·         El 64% de los directivos reconocen tener que trabajar sus habilidades directivas.

Todos podemos en un momento dado, en algunas situaciones y con determinadas personas, equivocarnos como responsables pero el verdadero desafío consiste en ser consciente de las limitaciones y comprender como afectan más a tus colaboradores para erradicar las influencias negativas que puedan ocasionar.

Tal vez la clave está en abordar los desafíos cuando son demasiado grandes para verlos, aunque siguen siendo pequeños para resolverlos: gestión del tiempo, estrés, compañeros de trabajo…

Resulta imposible conseguir que cada acción sea perfecta, pero es absolutamente posible cambiar el enfoque de los problemas, como tratar a las personas, y como tratarse a uno mismo…

¿te sumas a volar sobre tus propias limitaciones y volverte un líder que no se quede atrás?