La naturaleza del amor implica ser un rehén del destino...

Ya relataba Platón en su obra Simposio que el amor no se dirige a lo bello sino a concebir y nacer en lo bello, esto es, no encuentra su sentido en el ansia de las cosas ya hechas, sino en el impulso a participar en su construcción, es decir, es otro nombre del impulso creativo y por tanto está cargado de riesgos.

Todo fluye y refluye en la historia, va y viene siguiendo el movimiento del péndulo, y esto mismo se aplica también a las emociones.

Ha variado mucho la visión sobre ellas en las diferentes culturas desde que los griegos las situasen en la barriga, junto con la gula, el desconsuelo, la rabia y todo aquello que tiene la potestad de transformarnos en auténticas bestias.

En el medievo por contra se identifican con el pecado al asociarlas a la suciedad, la mezquindad de la ubicación que les encontraron en el bajo vientre, y son salvadas por la cultura popular al trasladar su ubicación al corazón, órgano central de la anatomía humana que se identifica todavía con el bienestar, con la salud.

Históricamente en nuestra civilización no han gozado de mucho prestigio, incluso cuando se ha demostrado de forma clara y concluyente que residen en el cerebro,  que es el órgano de la inteligencia y las reverberaciones conceptuales, pero se las ha visto como desestabilizadores de la personalidad.

En los últimos años, esta concepción ha variado radicalmente: los psicólogos descubren que las emociones pueden ser clave en algunos fenómenos como creatividad o la inteligencia, los químicos trabajan para encontrar fórmulas que permitan inhibirlas o potenciarlas, los economistas las incluyen en sus estudios de mercado...

En definitiva, hemos pasado del pienso luego existo al  siento luego soy, dejando la puerta abierta al planteamiento de que razón y emoción no  son antagonistas sino complementarias, teniendo la emoción un papel importante para la elaboración de decisiones racionales (recuerdas el post en que te hablaba de compradores y vendedores?)


El nuevo paradigma de la neurobiología y la psicología cognitiva las integra en un todo en el que tienen un protagonismo determinante si tratamos de explicar la génesis del conocimiento humano, llegando a afirmar que cuanta más vida emocional seamos capaces de experimentar, más cerca estaremos de la excelencia intelectual y las construcciones teóricas son arquitecturas vacías si no están preñadas por la imaginación, el afecto, la pasión...
Banco Libre Open Photo

El culto a las emociones por parte de los medios de comunicación y la sociedad en general, convierte a la persona en esclava de los sentimientos y el neuromarketing  y todos aquellos que pretenden vendernos algo lo tienen claro, cuando nos retrotraen a la infancia, suscitan nuestra ira, pena... llegando a la orgía emocional siempre que es posible, cultivando el impacto publicitario que provocan imágenes con una gran carga emocional, haciéndonos bascular de la euforia al abatimiento con suma facilidad, lo que nos impide la reflexión.

Existen emociones positivas y negativas, y nuestra racionalidad depende del equilibrio entre ambas pero hoy la neurobiología nos aporta los elementos necesarios para comprender lo que ocurre en nuestro cerebro y los factores que desencadenan esas emociones.

El principio griego de duda, del razonamiento, la capacidad de reflexión crítica, siguen siendo buenos aliados para liberarnos de las cárceles emotivas que subyugan la liberta de pensar y vivir de acuerdo con quien somos.

No has escuchado nunca o padecido en carnes propias eso de que "los hombres no lloran" , "eres una blanda porque no sabes encajar una crítica sin llorar"...


No sé a tí, pero a mí me da mucha tranquilidad saber que hay un mecanismo biológico en mi cerebro que me ayuda a ser quién soy, que regula mis emociones, y que me permite manifestar mis sentimientos sin caer en desgracia por el mero hecho de poder manifestar de manera natural una actitud ante la vida que no deja de ser la mía... 


FELIZ NAVIDAD!!