Al hilo de una reciente conversación con una amiga y profesional del sector orientación laboral, me he parado a  reflexionar muy mucho sobre la actitud de las personas en torno a la evolución del entorno personal y profesional  en este nuevo mundo que todavía no se ha asentado sobre las bases definitivas... ¿llegará a hacerlo?

Da un poco de vértigo preguntarte sobre esto, si alguna vez volverás a encontrar una "estabilidad" como la que tenías por que la respuesta obviamente, es negativa: la única realidad es que estamos en evolución constante, y que además, todo lo que tenga que ver con la actividad profesional va a seguir así durante mucho tiempo.

Es importante remarcar que el día a día puede superarnos, provocarnos desasosiego  vernos obligados a hacer cosas que creíamos impensables hace unos años, pero... ¿y qué ocurre si mi jefe es más joven? ¿y qué si trabajo desde casa en pijama? todo eso forma parte de la nueva manera de entender la vida y lo que esperamos de ella, disfrutar el día a día o también conocido "carpe diem" es una obligación más que una posibilidad...



Estamos viviendo el 2.0 y digo bien cuando ansío que entre el 3.0 para quedarse, donde realmente el consumidor sea quien pueda elegir, marcar directrices y asegurar que podemos cumplir nuestros anhelos sin llegar a caer en la utopía de cumplir sueños, porque lo considero posible no solo real, luego en ese caso, lo único que tenemos que hacer es trabajar y definir bien cual es el nuestro y no perdernos en el camino...

He oído esa frase hasta la saciedad, y llega un momento en el que me planteo, ¿qué ocurre si yo quiero perderme? ¿no es acaso otra forma de vivir? ¿el disfrutar el camino? tuve hace años un mentor que cuando empezaba la idea de trabajar con coaching, formación, mentoring, etc. finalizó una conversación en la que yo le plasmaba mi proyecto de futuro con esa frase: "disfruta el camino"... y me asustó oírlo, no era la respuesta que me esperaba y me abrió el campo de visión a una realidad que para mi había pasado completamente desapercibida.

Vivo con la sensación de que hoy en día estamos tan preocupados por ese futuro, que se nos olvida el presente, y el futuro es ya! cómo voy a pedirle al futuro lo que ahora no estoy dando? son líneas temporales que se confunden y que a la vez nos confunden, ya no sabemos donde empieza una y acaba la otra, solo sabemos que para nosotros están marcadas de una manera muy distinta!

Te invito a que te plantees en esta forma lo que quieres hacer, tu sueño, que vayas a por él, luches, trabajes para conseguirlo, pero por favor! no olvides el camino... saboréalo, disfrútalo y diviértete en cada paso!