Llega el fin de semana y todos pensamos ya en estos dos días de desconexión en algunos casos, de más trabajo en otros, pero desde luego de un ritmo distinto y muy diferente al del resto de la semana; no quiero arrancar el mío sin haber compartido una reflexión con vosotros:

Tema casi recurrente últimamente es la situación de ansiedad, frustración que vive un sector elevado de la población, y más preocupante me parece que todavía siga siendo un sentimiento tabú.

Me preocupa especialmente que las personas estemos confundiendo la resignación con la dignidad, y al final, en vez de hablar de lo realmente importante nos estamos quedando en lo anecdótico; cuando estás con un cliente, o compartes una charla en alguna formación te das cuenta de los miedos  que todos compartimos, y que de una u otra forma totalmente insospechada aparece cuando menos lo esperamos, y salen a la luz situaciones que nos parecen únicas, creemos que hay cosas que solo nos pasan a nosotros y al hablar en alto y compartirlas, se diluyen...



La capacidad del ser humano para recuperarse y para inventarse es fantástica, para reinventarse y superarse es maravillosa! pero lo único que me preocupa o la reflexión que plasmo en alto, es... ¿por qué sentirnos culpables por ello? es aberrante querer culparse por algo que no es tu responsabilidad, o para lo que te han educado...

Hasta ahora, siempre los miedos han sido una forma de nutrir a unos cuantos (en una organización puede identificarse  algunos mandos intermedios) para poder someter a otros cuantos empleados de la organización.

Hasta ahora tú no eras nadie sin tu empresa, y no podías ni debías plantearte nada más allá que estar agradecido y ser feliz en un puesto "para toda la vida" pero te recuerdo que hoy en día las reglas han cambiado, más que nunca te debes el ser feliz y aprovechar cada día, cada minuto para hacer todo aquello que desees y que nada ni nadie pueda detener ese reloj biológico, ya que es el único al que no podrás dar cuenta y poner de nuevo a andar...

No dejes que nada ni nadie lo pare, y sobre todo! para todo lo demás siempre hay solución y la verdad es que no hay nada malo en recuperar el poder del ser humano, tal vez no sea tan necesario y mucho menos importante que piensen por tí... nadie mejor para conocer lo que quieres, deseas y esperas de este tiempo que te ha sido concedido!